Avisos

DOSSIER
Circuitos económicos solidarios y otras formas de integración alternativas
 
Coordinación 
Jhonny Jiménez | UCE 
Gonzalo Silva | Chile. CDR RIPESS-Lac.

Recepción de artículos
Hasta el 28 de septiembre de 2020

Envío de artículos
A través de la plataforma OJS (es obligatorio registrarse como autor/a)

Publicación
Noviembre de 2020

La humanidad vive una de las peores crisis del sistema capitalista, ya que esta no solo es económica, sino que tiene implicaciones en los ámbitos energéticos, ambientales, alimentarios, financieros, tal es la profundidad de la crisis que se ha puesto en duda la misma continuidad del paradigma occidental de vida. Esta crisis se agudiza en el contexto actual en donde la pandemia del Covid-19 está dejando efectos económicos, culturales, y sociales que afectan de sobre manera a las poblaciones más vulnerables del Norte y del Sur. Para no perder los privilegios, los propulsores del sistema convencional están buscando, en el mismo marco de los principios occidentales del progreso, la modernidad y el crecimiento, «salidas» para dar continuidad a un modelo que asegure la reproducción del capital.

Uno de las aristas que proponen los organismos como las instituciones son las economías colaborativas, economías circulares, negocios inclusivos o encadenamientos productivos, que buscan que los diferentes eslabones o agentes económicos de la producción, comercialización y consumo se encadenen entre sí, con el objetivo de asegurar la transferencia de recursos, bienes, servicios, tecnología y capitales, estas propuestas que si bien incorporan criterios ambientales y sociales, en la práctica no cambian la lógica lineal medio-fin del proceso económico mercantil. La implementación de estas formas económicas, tienen efectos en los ámbitos, económicos, políticos, ambientales y culturales que son necesarios indagar a través investigaciones que tome en cuenta las diferentes repercusiones en los territorios.

Frente a la crisis actual, desde el enfoque de economía social y solidaria se ve la necesidad de profundizar las economías de proximidad, en donde las personas, familias y comunidades tengan una mayor gestión de los recursos y del proceso económico. Una economía construida desde abajo que busque el desarrollo endógeno en los territorios. En ese camino, la propuesta de la economía solidaria se presenta como una alternativa viable y concreta que puede dar respuesta a los diferentes desafíos que presenta el mundo actual. A pesar de que la economía solidaria tiene un largo recorrido en resolver los problemas concretos de las personas a través de iniciativas de comercio justo, producción sostenible, finanzas solidarias, el consumo solidario, todavía es una propuesta en construcción que necesita del aporte conceptual, teórico y metodológico.

En el mundo la economía solidaria ha ganado terreno, cada vez existen más organizaciones, cooperativas, asociaciones, empresas que optan por la economía solidaria como posibilidad concreta de mejorar las condiciones de vida. A nivel de los Naciones Unidas se reconoce a economía solidaria como un modelo que permite afrontar los problemas, partiendo que es una economía: sostenible social y ambientalmente; intensiva en fuerza de trabajo, redistributiva de los recursos; y, altamente democrática. Los mismos Estados han incorporado en legislaciones nacionales y locales normativas para promoverla, y se han desarrollado plataformas que buscan promover estas iniciativas. Pero son propuesta que necesitan ser profundizadas con elaboraciones conceptuales y metodológicas en donde la academia puede aportar significativamente desde sus derroteros en la investigación y en la formación de profesionales.

La economía solidaria se ha planteado desde que inicio con el cooperativismo y la inter cooperación entre los agentes económicos. Los mismos pueblos indígenas y campesinos han desarrollado economías del Don en donde la reciprocidad y la complementariedad se presenta como principios que fomentan la cooperación solidaria. A través de estas formas económicas se han construidos redes de colaboración y circuitos económicos de reciprocidad que construye sistemas societales que permite a los pueblos asegurar la reproducción de la vida. La vocación de la economía social y solidaria es el trabajo en red y la cooperación conjunta, desde este sector se ha fomentado sistemas de integración económica, redes de cooperación, circuitos económicos solidarios, modelos que buscan la articulación de los diferentes agentes del proceso económico: producción, distribución, comercialización, consumo y las finanzas solidarias, que incorporan en sus relaciones sociales de producción principios solidarios como la reciprocidad y la complementariedad, con el fin de asegurar las condiciones materiales e inmateriales que permitan el bue vivir de las personas en sus territorios.

Actualmente diversos movimientos de la economía solidaria en el mundo: la Red Intercontinental de Economía Social y Solidaria (RiPESS), el Red de Economías Alternativas de España (REAS), El Foro Brasileño de Economía Solidaria (FBES), el Movimiento de Economía Social y Solidaria del Ecuador (MESSE), están apostando por la construcción de circuitos económicos solidarios (CES), también denominados mercados sociales, redes de colaboración solidaria o redes de comercio justo.

Los CES se considera como un modelo metodológico que busca construir economías de proximidad para que los agentes económicos, que tienen principios compartidos, gestionen los recursos en función de asegurar las condiciones materiales e inmateriales para la reproducción de la vida. Sobre las aproximaciones conceptuales de los CES existen pocas elaboraciones teóricas, por lo que este número de la revista pretende profundizar en los marcos conceptuales, teóricos y metodológicos de los CES, las redes de integración territorial o las redes de colaboración solidaria, de esta forma aportar al trabajo que vienen desarrollando las organizaciones de la sociedad civil y entidades gubernamentales que están apostando por promover el desarrollo transformador desde los territorios.

Por la crisis de la pandemia del Covid-19 alrededor del mundo se han activado una serie de prácticas solidarias que tienen relación con el comercio justo, el trueque, sistemas de intercambio no monetario, canastas solidarias y otras formas económicas solidarias, que da cuenta de una rica y fluida presencia de organizaciones que están apostando por salidas solidarias a la crisis, en ese sentido los circuitos solidarios y otras formas de integración económica solidaria cobra una relevante importancia en este contexto. El momento actual se convierte en un punto de inflexión para reflexionar sobre la importancia de construir modelos económicos que aseguren la sostenibilidad ambiental y social del plantea, basados en procesos democráticos, sostenibles, solidarios, justos y territoriales.

La Revista Economía pretende indagar sobre los aportes que los circuitos económicos solidarios y otras formas de integración económica alternativa han suscitado en los territorios, como por ejemplo la generación de empleo, la sostenibilidad ambiental, la interculturalidad, la producción de bienes y en forma general en las transformaciones políticas, culturales y sociales. A pesar de que son iniciativas que se encuentran en una etapa embrionaria, son propuestas económicas de relevante importancia para los contextos sociales, económicos y políticos de nuestros países. Desde apuestas debe preguntar: ¿Cuáles son las categorías teóricas y metodológicas que alimentan los CES que aporte a una agenda transformadora que coloque en el centro la reproducción de la vida? ¿Cuáles son los alcances y limitaciones que tienen estas iniciativas que les permitan aportar a un desarrollo transformador en sus territorios? ¿En qué medida estos modelos de integración económica en los territorios sirven como experiencias a ser replicadas en otros contextos? ¿Estos modelos de integración económica solidaria pueden ser una alternativa conceptual, metodológica y práctica qué aporte al buen vivir?

Invitamos a presentar artículos inéditos tanto teóricos como empíricos, que ayuden a establecer, analizar y profundizar las categorías de análisis, métodos y metodologías de los CES y otras formas de integración económica solidaria en los territorios. Especialmente invitamos a presentar artículos en los siguientes ejes:

  • Los desafíos teóricos y prácticos, sobre los circuitos económicos solidarios y otras formas de integración económica solidaria en los territorios. Estudios de que tengan un análisis general, así como del análisis de experiencias específicas que se encuentran desarrollando en los territorios. Propuestas que permitan relevar los CES en la nueva configuración socioeconómica en la sociedad.
  • Estudios y sistematización de diferentes enfoques y experiencias de CES que se encuentren aplicándose en los territorios, desde la reflexión y el análisis de la experiencia desarrollada, así como la descripción de los avances y desafíos para promover la economía social y solidaria que ponga en el centro la sostenibilidad de la vida.
  • Estudios comparativos de diferentes CES en un país o región que de cuente de las similitudes y diferencias, estableciendo la discusión teórica y práctica en función de las categorías de análisis de los CES y la economía solidaria.
  • La construcción de modelos, metodologías y herramientas, con su respectivo, soporte teórico, que aporte a desarrollo de los circuitos solidarios en los territorios.

Las y los autores que deseen aportar a este número de la Revista Economía pueden presentar también otros artículos que se encuentren relacionados como los ejes que se han determinado para esta convocatoria. De esta manera, ratificamos la invitación a todos aquellos investigadores, investigadoras y activistas sociales que quieran contribuir con sus trabajos y reflexiones académicas a la promoción de la economía social y solidaria.

│INSTITUTO DE INVESTIGACIONES ECONÓMICAS (IIE) │
│FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS │UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR│