Leer para escribir un artículo científico

Leer para escribir un artículo científico

Para publicar en revistas científicas la primera tarea es leer un artículo diario sobre temáticas de interés. El autor debe estar atento a lo que los otros publican, pues nos brinda la oportunidad de proponer temas que aún no se han desarrollado.

Estamos consicientes de que, en general, nadie nos ha enseñando a escribir para publicar. Leer y comprender un artículo científico puede causar muchas veces pereza, miedo, desconcierto, arrepentimiento, furia, pero al principio es normal, es natural sentirse así. La necesidad de cumplir con un rol docente e investigativo, ya sea por mantener el trabajo o para subir de categoría salarial, nos obliga a desarrollar la  habilidad  de escribir, y si alcanzas suficiente paciencia y práctica se llegará a publicar tú artículo.

Guía para leer un artículo científico

Se recomienda leer un artículo siguiendo los siguientes pasos:

Filiación del autor. Es importante saber de qué universidad es el autor, pues, el artículo suele ser más interesante o de mejor calidad cuando la universidad goza de un prestigio mayor.  

Secciones del artículo. Debes tomar en cuenta: título (para proponer algo interesante), resumen, introducción, métodos y material, resultados,  conclusiones e interpretaciones.

Metodología del artículo. Es importante leer qué métodos se han utilizado en el artículo, esto permitirá proponer un tema original.

Lee los resultados. Escribe un resumen de los resultados que encuentras en los cuadros o figuras del artículo, si tienes experiencia con la estadística esto te ayudará, caso contrario solo enumera. Los artículos científicos de calidad, generalmente, poseen numerosos cuadros y figuras.

Mira cómo se referencian los cuadros y figuras. La Revista Cátedra brinda esta información. Te invitamos a que leas la plantilla y estructura del atículo en http://revistadigital.uce.edu.ec/index.php/CATEDRA

Lee la conclusión, la discusión y la interpretación.  ¿Cómo interpretan los autores los resultados?, ¿es posible interpretar de otra manera?, los lectores identifican algún punto débil y allí puede estar tú oportunidad de crear algo nuevo. Después de esto revisa nuevamente el resumen.

Para conseguir una lectura activa y beneficiosa es necesario hacerse las siguientes preguntas: ¿cómo lo habría hecho yo?, ¿habría puesto las mismas figuras y tablas?, ¿habría explicado el método de la misma forma?, ¿habría realizado la misma discusión de los resultados?  Por último, te dejamos con esta figura.

 

“No, no, ¡si haces el artículo demasiado fácil de leer todo el mundo sabrá como obtuviste los resultados!” | Fuente: PhD Comics / Jorge Cham

 

Verónica Simbaña-Gallardo