• HOMBRE
    Vol. 1 Núm. 1 (2018)

    La combinación perfecta de los cuatro elementos (agua, aire, fuego, tierra) permitieron la creación de la vida, un proceso en el que, a través de la historia, el ser humano es el de mayor incertidumbre como lo plantea Sartre: “El hombre....... empieza por no ser nada. Sólo será después, y será tal como se haya hecho” y sobre el que se han dado diferentes concepciones, las cuales de una u otra manera, determinan que es un ser en camino. Su código genético le ha permitido ser la criatura dotada de razón y voluntad, proyectado a un futuro que se espera sea mejor siempre. Una historia continua e infinita que revela la posibilidad de ser libre, decidir y elegir dentro de la pluridimensionalidad de la vida cotidiana y que lo hace único entre millones de iguales y por ser único le permite aprovechar eficaz, eficiente, racional y responsablemente los recursos naturales que lo rodean.

    En este contexto la Revista FIGEMPA: Investigación y Desarrollo, cumple con el objetivo de difundir los estudios realizados por docentes, profesionales, estudiantes para poder responder las preguntas que nos acompañan cada momento: ¿de dónde venimos?, ¿dónde estamos? y ¿hacia dónde vamos?

  • AIRE
    Vol. 1 Núm. 2 (2017)

    Anaxímenes (siglo V a.C) pone el aire como el principio infinito, móvil, eterno, indeterminado o principio de todas las cosas del cual todo surge y al cual todo retorna, por medio de dos procesos físicos: rarefacción y condensación. Cuando el aire se rarifica se transforma en fuego, y cuando se condensa se convierte en viento, nubes, agua, tierra o piedras.

    El aire, esa combinación de gases en proporciones ligeramente variables (78,09% de nitrógeno, 20,95% de oxígeno, 0,93% de argón, 0,04% de dióxido de carbono y pequeñas cantidades de otros gases como el argón, kriptón, helio, xenón, neón) que constituye la atmósfera terrestre, que permanecen alrededor del planeta por acción de la fuerza de gravedad, es esencial para la vida en el planeta.

    Los romanos adoraban al aire, ya bajo el nombre de Júpiter a quien tomaban por el aire más puro o por el éter, ya bajo el nombre de Juno a la cual consideraban como el aire más denso que nos rodea, ya con el de Minerva, además de otras veces que solían hacer del aire una deidad particular a la que le daban por esposa la luna y por hija el rocío. El aire es vida, también mata, de allí nuestro compromiso desde la academia para fortalecer programas de conservación de nuestro medio ambiente, única organización, en la cual somos parte de un entramado complejo de sinergismo, que permite la vida.

    Aire, recurso natural inagotable. Todo lo que se mueve es capaz de generar energía cinética, la cual puede ser transformada en energía eléctrica, elemento que está en constante movimiento sobre la Tierra, por lo que aprovechar esta energía es completamente gratuito y lo mejor es que no contamina. Claro que no siempre está circulando en forma de viento, pero combinado con la energía solar, que también es inagotable, puede colmar las necesidades energéticas del planeta entero, sólo hay que tener los dispositivos necesarios para hacerla útil para los usos que la sociedad moderna requiere.

  • FUEGO
    Vol. 1 Núm. 1 (2017)

    Fuego es un conjunto de partículas o moléculas incandescentes de materia combustible, capaces de emitir luz visible, producto de una reacción química de oxidación violenta. Desde esta conceptualización, el hombre primitivo descubrió como encender el fuego, venciendo a la oscuridad y el frío, sintiéndose fascinado por su fuerza y poder. Danzamos alrededor del fuego invocando espíritus invencibles, reunirnos en círculo alrededor de un fogón, sentarnos frente a una chimenea en una noche de invierno, son ritos que guardan relación con la atracción ancestral del fuego, su pertenencia solo a los dioses, hasta que Prometeo robó la llama sagrada y se la entregó a los hombres. Muchas religiones asocian el fuego con lo divino, símbolo del cambio, la purificación y el sacrificio. Es además un símbolo mágico de las cosmogonías tradicionales en Occidente y desde la cosmovisión andina le corresponde al Inti (Sol), vinculado al mundo espiritual, el futuro y la energía vital refinada que permite a la tierra se eleve a las montañas, al cielo, dador básico de energía en forma de luz y calor.

     La humanidad dio un gran salto en su evolución cuando fue capaz de generar y controlar su propio fuego (alimentación, metalurgia, calor, etc.), que ilumina, purifica, fecunda y transmuta (destruye algo y utiliza su energía para generar otra cosa).Aplica no sólo a la materia, sino también a las emociones más densas (ira, miedo extremo, odio, rencor, envidia, celos, violencia). Si trabajamos con una intención profunda, desde el alma, puede ayudarnos a transmutar esos sentimientos negativos en amor, sea cual sea su forma, porque está estrechamente vinculada al fuego sagrado que brilla en nuestro corazón, ayudándonos a alcanzar la visión y el propósito de nuestra vida.

    Por tanto, la FIGEMPA aporta al desarrollo de la ciencia y la industria, en el país y en el mundo, con la formación de profesionales altamente capacitados y éticamente comprometidos en el aprovechamiento y manejo responsable de los recursos naturales y energéticos.

  • TIERRA
    Vol. 1 Núm. 1 (2016)

    La Madre Tierra es nuestra vida y garantiza nuestra libertad.

    Nos proporciona recursos para la subsistencia que forman sistemas interrelacionados que contribuyen al desarrollo de la sociedad. La portada refleja la conjunción de la Madre Tierra, sus recursos incluyendo los minerales e hidrocarburos; los seres humanos; la vida y el RENACER de una Universidad Central del Ecuador y una  FIGEMPA comprometidas con el aprovechamiento sostenible y sustentable de los recursos que retoman su liderazgo en la universidad ecuatoriana  como generadoras de pensamiento, arte, ciencia y tecnología con responsabilidad social.

  • AGUA AGUA
    Vol. 1 Núm. 2 (2016)

    El agua a lo largo de la historia de la humanidad, se afirmó que era la sustancia, comienzo, principio, fundamento, el elemento primordial del que está compuesto toda la realidad material del cosmos, donde todo está conformado por esta y ha cumplido un papel importamte en la literatura como símbolo de purificación. Esta interrelacián agua-hombre va asociada al sentido de la belleza, al sentido de armonia de nuestra tierra, de nuestro pueblo y de nuestra calidad de vida. El agua forma parte de lo emocional, y por tanto, respuesta a planteamientos relacionados con el agua no tiene que ser solo racional, estamos ante el valor ético del agua.

    El desarrollo tecnológico actual permite armonizar el aprovechamiento de los recursos que brinda la Madre Tierra entre ellos los hidrocarburos y minerales con la preservación de este importante recurso.